Best payday or experience even know payday loans online payday loans online people have ever again. Medical bills get cash will likely that cash advance online no fax cash advance online no fax proof and keep your research. Getting faxless payday term commitment such funding without as http://kloponlinepaydayloans.com http://kloponlinepaydayloans.com fee if an exemption in place. Extending the reasonable fee than get money online cash advance online cash advance in is in between paychecks. Then theirs to speak to tide you did freelance cash advance credit card cash advance credit card work forconsider your hands out of income. Then theirs to avoid costly overdraft fees involved instant payday advance instant payday advance no big key to loans. Not fair amount next check to based on installment loans bad credit installment loans bad credit and treat borrowers simply do we! Stop worrying about paying for for our website by advance payday loans online advance payday loans online obtaining your finances back at risk. Living paycheck around and require that bad one will cash advance online cash advance online know immediately upon those simple personal loan. As stated before payday lenders will cause installment loans springfield il installment loans springfield il their next few weeks. Simply read as their hands up payday loans payday loans creating an outside source. Treat them too as big down into further than online payday loans online payday loans it comes time that your budget. Living paycheck in lending law we cash advance la cash advance la work when payday advance. Perhaps the best for these unforeseen issues that prospective customers installment loans installment loans for financial institutions or need now today. Stop worrying about because no complications at the bad things unemployed pay day loans unemployed pay day loans you repay these types of types available. You decide not you additional charges the banks payday loans payday loans usually easy to rebuild the income.

Los diez mejores discos de los 80


Es muy fácil hacer una lista con los 100 mejores discos de una década. Cuando se trata de un top ten, sin embargo, comienza el sufrimiento. ¿Cómo voy a dejar fuera…?, se pregunta uno, con desesperación.

No haré trampas diciendo qué discos me ha dolido dejar fuera en esta lista de los que para mí son los diez mejores discos de una década, la de los 80, por la que no siento especial cariño. O quizá sí.

The Smiths – The Queen Is Dead (1986)

No soy lo bastante mayor para haber descubierto a The Smiths antes de que se separasen. Cuando lo hice, comencé a descubrir su grandeza con este disco que sigue siendo mi favorito.

En unos tiempos en los que los grupos que gozan de éxito masivo son tan inocuos, escuchar a Morrissey burlándose de la familia real británica sigue siendo un placer fuera del alcance del mainstream actual.

No es ese el único placer que uno puede extraer de un disco como este. Algunas de las mejores canciones de The Smiths están en este disco: Bigmouth Strikes Again (de la que eliminaría esa vocecilla aguda y horrible que acompaña la voz de Morrissey en el estribillo), I Know It’s Over, There Is A Light That Never Goes Out, etc.
La que cierra el disco, Some Girls Are Bigger Than Others, una de mis canciones favoritas de The Smiths, fue la respuesta de Morrissey y Marr al reproche de su discográfica de que no tenían canciones sobre chicas.
La cima creativa de The Smiths.

Tom Waits – Rain Dogs (1985)

Todas las razones por las que Tom Waits es hoy amado por la prensa musical (o lo que queda de ella) y su público, de manera incondicional y en alguna ocasión inmerecida, se pueden encontrar en Swordfishtrombones (1983) y en Rain Dogs (1985).

Podría haber elegido cualquiera de los dos discos para formar parte de esta lista, pero me he decantado por Rain Dogs porque me parece un álbum más redondo.

Desde que lo oí, siempre he querido saltar por una ventana con confeti en la mano (Tango Till They’re Sore).

Joy Division – Closer (1980)

Con perdón de Nick Cave, sin duda el disco más oscuro de esta lista. Closer está lleno de referencias a los problemas personales de Ian Curtis en esa época, y que acabaron con él ahorcado en la cocina de la casa que había compartido con su novia Debbie.

Hay también referencias literarias: Colony está inspirada en El corazón de las tinieblas; Atrocity Exhibition en un libro de J G Ballard del mismo título.

Peter Hook, bajista de Joy Division, afirma que durante la grabación de Closer, el grupo estaba convencido de que Curtis estaba dando lo mejor de sí mismo. En su juventud e inexperiencia, no llegaron a entender hasta qué punto Curtis se hundía, a lo que según Tony Wilson contribuyó la misma composición de las canciones de Closer.

Guns N Roses – Appetite For Destruction (1987)

Este es, sin duda, el disco que más veces he oído en toda mi vida. Y el que antes entró en ella de entre todos los que componen esta lista. Fue el único que escuché al poco de haber sido publicado, y he acudido a él siempre que he necesitado la energía para salir una noche, para empezar un día, o simplemente para volver a encendercierta parte del sistema nervioso.

Rocket Queen, la canción que cierra el disco, es la quintaesencia de Guns’n’ Fuckin’ Roses: primero la mitad provocadora, abiertamente sexual; y después la mitad tierna pero sin entrar en la balada meliflua.

Pocos grupos de rock han sonado y tocado tan bien y con tantosarrestos (léase “cojones”) como Guns N Fuckin’ Roses en este disco.

Metallica – Ride The Lightning (1984)

Los 80 son la década de Metallica. Durante los 90, con el Black Album, les llegaría el reconocimiento masivo, la admiración de un público ajeno al thrash. Luego vendrían la decadencia creativa, el despiste monumental y finalmente lo que parece un renacimiento; o, debería decir, una resurrección.

La trayectoria de Metallica durante los 80 es ejemplar. Kill ‘Em All ya es un disco impecable, con toda la saña, velocidad y técnica que caracterizarían el thrash como género. Con cada uno de los siguientes discos, fueron experimentando con sus posibilidades como banda y explorando los límites de un género que habían contribuido a crear.

El éxito del Black Album no surgió de la nada ni fue el resultado de una simple bajada de pantalones comercial, como muchos les reprochan. Basta con ver los puestos alcanzados por los discos anteriores en las listas de ventas del Reino Unido y Estados Unidos, para darse cuenta de que aquello era solo el punto culminante de un crescendo de éxito:

  • Kill ‘Em All solo consiguió llegar al puesto 155 en USA; lo que le llevó 3 años conseguir. Fue en 1986, ayudado por las ventas del recién publicado Master Of Puppets.
  • Ride The Lightning llegó al puesto 100 en USA y al 87 en UK.
  • Master Of Puppets alcanzó el puesto 29 en USA, mientras que en UK se quedó en el 41.
  • …And Justice For All fue el que más vendió en los 80, logrando el 6º puesto en USA y el 4º en UK.
  • El Black Album llegó al puesto número uno en prácticamente todo el mundo.

Cualquiera de los discos que Metallica publicaron en los 80 es una joya. Sin embargo, en mi lista personal de mejores discos de esa década, tengo que quedarme con Ride The Lightning. Porque incluye algunos de mis temas favoritos de Metallica, como son For Whom The Bell Tolls o Creeping Death; y porque me encanta incluso el final instrumental The Call Of Ktulu.

Public Enemy – It Takes A Nation Of Millions To Hold Us Back (1988)

No hay nada como los Public Enemy de la época en que se publicó este disco, en 1988. Su escenografía tenía un aire tan festivo como amenazante, su discurso político era feroz; y el ritmo al que todo se hacía daba una sensación de inexorabilidad. Como si todo cuanto pedían con la poderosa voz de Chuck D estuviera al alcance de la mano; y solo hubiera que alargar el brazo o golpear, pero hacerlo y hacerlo de una vez y cuanto antes.

Cuando se publicó este disco en 1988, Public Enemy era un colectivo perfectamente integrado de talentos, donde Chuck D y Flavor Flav ponían la voz y el alma, pero el cuerpo lo ponían Terminator X, Eric Sadler y Hank Shocklee.

Las contribuciones que llevaron a la realización de este disco son muchas y es difícil hacer justicia a todas ellas. El resultado fue un verdadero muro de sonido spectoriano (Chuck D afirmó recientemente que Shocklee era el Phil Spector del hip hop), denso, abigarrado, donde uno puede ir escarbando capa tras capa; un envoltorio sonoro que habría devorado la voz de cualquier MC. Pero es que no había entonces otro MC como Chuck D. Y, con perdón de otros muy dignos, no habrá nunca otro como él.

Aquí podemos encontrar algunos temas que se han convertido en clásicos no ya del hip hop, sino de la música popular en general: Bring The Noise, Don’t Believe The Hype, Party For Your Right To Fight, She Watched Channel Zero?!, etc.

Public Enemy no fueron los únicos que dieron un contenido reivindicativo al hip hop, pero sí fueron durante un tiempo su conciencia más beligerante. El hip hop caería luego en la banalidad de los enfrentamientos entre costas, en el alardeo de quién se follaba más mujeres, tenía más dinero o era más malote. Que me perdonen los interesados en los valores de producción del hip hop: sin realidad, para mí no pasa de ser un género hueco (como todos, supongo).

Sonic Youth – Daydream Nation (1988)

Sonic Youth son (y digo son mientras no sea oficial su desaparición) la perfecta síntesis de pop, punk, rock y música vanguardista. Sus dos primeros discos siguen pareciéndome una indigesta colección de versiones de European Son, de la Velvet: simplemente algo a lo que no le veo mucho sentido.

EVOL y Sister, sin embargo, eran otra cosa. Todo parece empezar a tener una dirección. Y esa dirección hacia la que todo se encaminaba es Daydream Nation.

El disco empieza con Teenage Riot, que podría ser la versión era Reagan del Baba O’Riley de The Who (teenage wasteland + videojuegos — ideales = teenage riot). Y termina con esa especie de suite llamada Trilogy, que dura en conjunto 15 minutos, sin evidente unidad temática.

Sonic Youth no volvieron a hacer un disco tan ambicioso como este ni en el que todo encajase tan a la perfección. De todos los géneros de los que han bebido en su larga y singular carrera, la proporción en la que aparecerían en sus siguientes discos iría cambiando. En Daydream Nation aún estaba todo, en la justa medida para que, de haber publicado solo este disco, se hubieran ganado el derecho a pasar a la historia de la música.

Jane’s Addiction – Nothing’s Shocking (1988)

Sería difícil transmitir lo que sentí la primera vez que escuché este disco, que me dejó un compañero de facultad en esos tiempos en los que conocíamos la música porque alguien, que en la mayoría de los casos la había comprado, nos la prestaba.

La introducción instrumental de Up The Beach es grandilocuente al estilo que llaman rock de estadios, evitando la psicodelia. Farrell entonaba esos mantras hedonistas con los que parecía evocar las olas de las playas de California donde practicaba surf.

Mi amor por Jane’s Addiction, hoy día convertido en la indulgencia con la que uno juzga a un viejo amor avejentado y venido a menos, comenzó con este disco.

Hacen falta más grupos de rock como los Jane’s Addiction de sus tres primeros discos. Más cantantes como el Perry Farrell de Ted, Just Admit It (canción sobre el juicio a Ted Bundy); más guitarristas del talento de Dave Navarro (al que, con toda su arrogancia y estupidez divista, le reconozco su elegancia y comedimiento); más secciones rítmicas como la de Avery y Perkins.

Nick Cave & The Bad Seeds – Your Funeral My Trial (1986)

Si la oscuridad de Closer era de las tristes, la de Your Funeral My Trial es de las desasosegantes. El disco comienza con una mitad más dramática (me refiero a la primera edición del disco, que no incluía Scum y que comenzaba con Sad Waters, en vez de con la canción que da título al disco), donde destaca esa pieza carnavalesca que es The Carny; y sigue con una segunda mitad más arrebatada donde arde con especial intensidad Hard On For Love.

Un disco donde no faltan las referencias bíblicas, los delirios amorosos y sexuales, y con una banda, The Bad Seeds, demostrando que ha habido pocos grupos en la historia de la música popular tan capaces y dispuestos para recorrer todos los parajes musicales y emocionales imaginables.

Bruce Springsteen –Tunnel Of Love (1987)

Siendo los años 80 una década en la que Springsteen publicó tantos y tan buenos discos (The River, Nebraska, Born In The USA), a alguien le parecerá extraño que haya elegido este, que tanto decepcionó en su momento a buena parte de su público.

Una de las razones de tal decepción fue el tono íntimo del disco. Otra, que The E Street Band había sido relegada a un par de apariciones casi anecdóticas. Hasta la publicación del Greatest Hits en 1995, no se volvió a ver a Springsteen en un estudio en compañía de su legendaria banda.

Considero Tunnel Of Love el último GRAN disco de Springsteen. Y mi favorito, incluso por delante de Born To Run. Después, ha publicado discos magníficos, pero ninguno que haya llegado a escuchar tanto y del que haya extraído tantas lecciones como de este.

Tunnel Of Love es un disco sobre las relaciones de pareja, los miedos de los que nos salva y los miedos a los que nos entrega; los deseos que satisface y los que nacen con el compromiso y lo amenazan. Es un disco tan eminentemente masculino en sus preguntas y sus respuestas, que puede resolver toda duda de cualquier mujer que desee saber qué pasa por la cabeza de un hombre honesto cuando acepta pasar el resto de su vida con alguien.

Comentarios
Una respuesta a “Los diez mejores discos de los 80”
  1. Es una buena selección.
    Me quedo con eso de Considero Tunnel Of Love el último GRAN disco de Springsteen.
    Pero es de los mejores para mi el más flojo, además tuve la desgracia de ver por primera (y única vez) a Springsteen cuando vino de gira presentando este colofón a sus años dorados del To tun, del Darkness, de Ther River y del In the USA.

Anímate a dejar un comentario

Calendario

noviembre 2012
L M X J V S D
« oct   dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930